15/03/2015

Recambio de ventanas: cómo son las nuevas formas de cambiarlas

Las aberturas son el punto más vulnerable de la aislación térmica. El ahorro de energía y los costos.

La buena o mala calidad de las aberturas impacta directamente en el comportamiento energético de los edificios y son consideradas por los especialistas como una de la variables para disminuir los consumos destinados a climatización. En este contexto el recambio de los cerramientos puede ser una solución clave frente a una futura quita de subsidios estatales a la energía.

En una obra nueva, la correcta elección de la carpintería puede resolver muchos problemas pero, ¿qué sucede en los edificios ya construidos? Pensar en reemplazar las aberturas en mal estado significa realizar obra, roturas en muros y, por sobre todo, molestias. Este tipo de trabajo permite en horas el recambio de las carpinterías mediante un procedimiento de obra seca, sin escombros, ni demoliciones. El procedimiento se basa en desmontar las hojas en mal estado y mantener el marco que se encuentra amurado. Sobre este se fija el nuevo marco, que puede ser de aluminio o PVC, para luego recibir las nuevas hojas.

En relación a las calidades se puede destacar que existe un amplio espectro de posibilidades, desde el tipo de material (aluminio o PVC), la hermeticidad que garantiza bajos niveles de infiltración, el tipo de vidrio (común o DVH), con o sin ruptura de puente térmico para mejorar la aislación, hasta el tipo de abertura que se quiere utilizar (de abrir o paños fijos).

Los costos de los trabajos de reemplazo estarán relacionados con la combinación de las variables de calidad. Reemplazar una carpintería de 1,50 x 1,50 metros con marco existente de chapa doblada y hojas con vidrio común por una de PVC con vidrios DVH ronda los $14.000. Este precio incluye medición del cerramiento original, fabricación, traslado y colocación en la ciudad de Buenos Aires.

El reemplazo de carpinterías tiene otra ventaja para destacar: el aislamiento acústico. En cercanías a fuentes sonoras molestas, esta opción puede mejorar las condiciones sonoras de los locales.

Una abertura suele tener los coeficientes de transmitancia térmica más alto de la envolvente edilicia (5,8 W/m2°C), sumado a esta situación, una excesiva infiltración puede empeorar la condición de las pérdidas. Un cerramiento de buena calidad puede disminuir las perdidas y aumentar la aislación térmica hasta un 35%.

Royal